Header Ads

test

Victoria del 30 de abril de 1975: base para la construcción y desarrollo de un Vietnam unificado

La Victoria del 30 de abril de 1975 marcó un capítulo glorioso en la historia de lucha por la construcción y defensa de Vietnam. Con este acontecimiento se cumplió la misión de liberar totalmente el sur y reunificar el país, para llevarlo a una nueva era, la de independencia y construcción nacional hacia el desarrollo y la prosperidad.

Vietnam es hoy una nación unificada cultural y territorialmente, pero después de la firma del Acuerdo de Ginebra en 1954, el río Ben Hai, situado en el paralelo 17, se convirtió en la línea de demarcación que lo dividió en dos. Desde entonces y hasta la mencionada fecha histórica, mucha sangre se derramó por la causa de la reunificación nacional.

País reunificado 

La cruenta guerra promovida por Estados Unidos en el sur de Vietnam ocasionó inconmensurables pérdidas y sufrimientos a este territorio indochino. Al ver amenazada la reunificación nacional por las tropas invasoras extranjeras, el Presidente Ho Chi Minh afirmó: “ Vietnam es un solo país y su pueblo también. Los ríos pueden agotarse y las montañas desgastarse, pero esa verdad por nada cambia”. Las fuerzas armadas y las milicias de Vietnam derrotaron varias estrategias bélicas de Estados Unidos, obligándolo a suscribir el Acuerdo de París para el fin de la guerra en este suelo. La victoria de las ofensivas generales y la sublevación de la primavera de 1975 culminaron exitosamente la resistencia de los vietnamitas frente a las tropas invasoras extranjeras y el gobierno títere saigonés.

Un tanque de las fuerzas liberadoras de Vietnam entrando en el Palacio de la Independencia, sede del gobierno saigonés el 30 de abril de 1975 (Foto: Corbis)
Ese desenlace fue un triunfo del patriotismo, de las aspiraciones de paz, independencia, libertad y reunificación de todo el pueblo. También resaltó el arte militar de Vietnam y la fuerza combinada de la unidad nacional, la solidaridad internacional y de la alianza contra el enemigo común de los tres países indochinos: Vietnam, Laos y Camboya.

Seguir avanzando con pasos firmes

A 42 años de aquel acontecimiento, Vietnam ha realizado con éxito la renovación y ha alcanzado logros importantes y de significado histórico. Salió del subdesarrollo y se convirtió en una nación con ingreso medio y un crecimiento económico promedio anual del 7%. Además, la envergadura y el potencial de su economía aumentan cada año. El producto interno bruto (PIB) se multiplicó por 7 y el valor de las exportaciones también se incrementó en más de 200 veces en relación con la cifra registrada antes de 1975. La industria y los servicios representan el 83% del PIB. Mientras, el ingreso per cápita en 2016 se aproximó a unos 2.200 dólares. Los logros alcanzados en estas más de 4 décadas sientan las bases y premisas para que la nación asiática continúe renovándose y progresando de modo más fuerte e integral en el futuro.

En la nueva etapa, en el cumplimiento de sus tareas de construcción y desarrollo, el país enfrenta muchos retos. Uno de ellos es cómo perfeccionar las instituciones y poner en marcha la economía de mercado con orientación socialista, estabilizar la macroeconomía, reestructurar el sector y renovar el modelo de crecimiento, además de elevar el rendimiento, la calidad y la competitividad.

Para vencer esos desafíos, Vietnam se propone movilizar y utilizar con eficiencia los recursos nacionales y foráneos, impulsar el desarrollo del empresariado, incentivar la creatividad y el emprendimiento de sus ciudadanos, así como asociar el crecimiento económico con el fomento cultural y el bienestar social. También promueve una mayor autonomía de su economía en un proceso de integración global cada vez más amplio y profundo.

La victoria del 30 de abril de 1975 unió dos regiones, el norte y el sur de Vietnam. Su espíritu seguirá siendo una base trascendental para la construcción de un país cada vez más próspero y poderoso.

Fuente: Voz de Vietnam en español