Header Ads

test

La amenaza imperialista a la soberanía de los pueblos

La fase más nefasta del capitalismo es la del imperialismo, que ha jugado un rol protagónico a la hora de acabar con procesos populares, revolucionarios y democráticos, desde China en 1943, pasando por Chile en 1973, hasta nuestros días con los acontecimientos en Venezuela.  

La Dignidad de los pueblos se sustenta en asegurar la soberanía de estos mismos, es decir, su independencia Política, territorial, económica y cultural. En los últimos meses de este año hemos visto cómo naciones hermanas han sido atacadas por potencias extranjeras que sin ningún escrúpulo irrumpen militarmente, boicotean su economía y arrasan sus tierras. 

El Chile del 73 es un claro ejemplo de cómo el imperialismo norteamericano desestabilizó un gobierno electo democráticamente, llevándolo a una dictadura que no fue más que la consagración de la dependencia de Chile al imperialismo, expresado hoy en la privatización de todos nuestros recursos naturales, el monopolio telefónico, la mercantilización de la educación, salud y vivienda, las concesiones de autopistas y el sistema de pensiones AFP. Por consiguiente, todas las luchas por la superación del sistema actual son necesariamente una lucha por la soberanía nacional y antiimperialista.

Es por eso que desde Unión Patriótica planteamos una ASAMBLEA CONSTITUYENTE que reafirme nuestra soberanía y acabe con el robo legalizado, la Renacionalización de los recursos naturales, impulsar la industria nacional para así lograr una independencia económica completa.

Rechazamos los ataques del imperialismo estadounidense contra países soberanos como Venezuela, 
República Árabe Siria, República Popular Democrática de Corea, el pueblo Palestino. Llamamos a crear un frente antiimperialista en Chile, solidarizar activamente con los países agredidos, rechazamos tajantemente la guerra imperialista pero nunca la autodefensa legítima de los pueblos al ser agredidos, estamos con todos quienes en estos momentos ven sus ciudades arrasadas por el crímen más espantoso de nuestra época, la guerra de rapiña que se lleva miles de vidas inocentes sacrificadas a la ambición de las mafias corporativas, de los monopolios armamentistas, petroleros y financieros. 

Los pueblos de toda la tierra anhelamos la paz, es nuestra tarea decir no a la guerra imperialista, no a una III Guerra Mundial que podría ser el fin de la humanidad., 

¡Por las luchas anti-imperialista en el mundo!, 

¡Por la soberanía nacional y autodeterminación!,

¡Asamblea Constituyente con protagonismo popular!

¡Eduardo Artés Presidente!