Header Ads

test

Presentan apelación por discriminación antirreligiosa


En el Quinto Juzgado de Policía Local de Santiago, César Mosquera, ligado a Imprenta Publicamos, junto a un grupo de abogados de Advocates Chile presentaron una apelación a sentencia dictada por este tribunal, que obliga a pagar una multa a beneficio municipal de 10 UTM por negativa injustificada a prestación de servicio a pareja homosexual.

La denuncia fue realizada por Luis Carreño y Pablo Zapata, ambos voluntarios de la Fundación Iguales, luego que César en septiembre del 2015 se negara a imprimir unos partes de ceremonia, de Acuerdo de Unión Civil, quien afirmó que su decisión se basaba en sus convicciones cristianas. Esta querella fue apoyada por el SERNAC, organismo que en definitiva interpuso ante el tribunal una denuncia infraccional en contra de la empresa, afirmando cuatro infracciones a la Ley del Consumidor, solicitando la aplicación de 200 UTM, por concepto de multas ( 9 millones de pesos).

Mosquera junto a sus abogados apeló al fallo notificado por el tribunal hace algunos días, y expresó que dicha sentencia adolece de graves vicios, por condenar a una empresa que no existe y ni siquiera como sociedad de hecho, y por atribuirle a él ser representante lega de una empresa inexistente.

Según precisó la abogada y Directora de Advocates Chile, Carmen Moreira, “esta denuncia ha sido planteada desde el principio de una manera engañosa, útil sólo al activismo de la Fundación Iguales, que ha impedido entrar a debatir el fondo de este conflicto, que es la justificación que tuvo nuestro representado como personal natural, para elegir qué servicio prestar, conforme a sus creencias religiosas”.

Moreira agregó que, "El SERNAC, como organismo público, se ha hecho parte de esta denuncia en desmedro de sus reales atribuciones y funciones, avalando la instrumentalización de la justicia por parte del MOVILH y la Fundación iguales, afectando así la posibilidad de defensa y debido proceso de un modesto trabajador, quien ha debido enfrentar estas acciones sólo por haber tenido en su página web un versículo bíblico”.

Por su parte, César Mosquera, recalcó que “su decisión no fue en contra de la pareja gay, y que las convicciones religiosas de cualquier ciudadano y el esfuerzo de conducirse consecuentemente en ellas, no puede ser mirado como un acto de discriminacion en contra de terceros, sino como un ejercicio basado en la libertad, que permite cualquier democracia y es fundamento del estado constitucional de derechos”.

A esto, la abogada Moreira agregó: “nuestra Constitución Política asegura a todas las personas la Libertad de Conciencia y la manifestación de todas las creencias y ejercicio libre de todos los cultos. Nuestro país ha ratificado tratados que reconocen la libertad religiosa de todas las personas,  derecho que en la esfera legal tiene su expresión en la Ley de Culto y tambien Ley Zamudio”.